El divorcio o la ruptura impacta a los hijos (1)

Seguro que eres uno de las cientos de miles de personas que han sufrido una ruptura de pareja con el problema añadido de que hay hijos en común. En este artículo te voy a dar unas pautas a seguir con el fin de conseguir que los hijos sufran lo menos posible esa situación que, ni han creado, ni tienen culpa alguna de lo que ha pasado entre sus padres.

En muchos casos, más de lo que se supone, algunos padres utilizan o intentan utilizar a los hijos como armas o herramientas para herir a la otra parte  o para doblegarla a ceder ante una determinada postura. Otras veces se utilizan a los hijos como espías, o como mensajeros de hechos o temas que interesa que la otra parte sepa.

Utilizar a los hijos con esos fines es verdaderamente mezquino, insconsciente y propio de personas inmaduras. Los hijos son también victimas colaterales de esa situación que ellos no han propiciado, ni creado ni desean. Generalmente todo hijo desea una familia unida y felíz bajo un mismo techo. Y verse en medio de una situación de desmembramiento de la unidad familiar, con sus correspondientes escenas de conflicto y discusiones, que muchas veces los  padres no ha podido evitar, no es nada agradable para unos menores.

Es dificil y necesita tiempo, pero el ajuste de los niños a la ruptura o divorcio envuelve varias tareas importantes y complejas para ellos:

  • Aceptar la disolución del matrimonio como una realidad.
  • Recuperar un sentido de dirección y libertad de proseguir con sus actividades diarias (juegos, escuela).
  • Lidiar con los sentimientos de pérdida y rechazo.
  • Perdonar a los padres por divorciarse.
  • Aceptar el divorcio como algo permanente.
  • Desarrollar relaciones (con cada padre por separado, padrastros, madrastras, hermanastros, otros familiares).

Y si encima de esa carga que se le ha venido encima al niño los padres lo utilizan o lo manipulan como parte del conflicto, podrían ser irreparables las lesiones emocionales que se le pueden causar.

Si como todo padre o madre queremos lo mejor para nuestros hijos, debemos tener especial cuidado en cometer esos errores que, lejos de beneficiarnos en nuestro conflicto con la ex pareja, lo que conseguimos es dañar a nuestros hijos, hacerles sufrir, sentirse culpables y, en algunos casos, marcarles para toda la vida.

A continuación te voy a dar unas pautas, o unos consejos, encaminados a  conseguir que tu comportamiento con los hijos en este tipo de situaciones sea lo más positivo en beneficio de ellos, los menores indefensos.

LO QUE AYUDA:

  • Dar explicaciones que los niños puedan comprender.
  • Hacerles ver y convencerles de que no son culpables de la situación.
  • Cumplir con los compromisos y promesas.
  • Mantener las rutinas.
  • Manejar los conflictos con el otro padre de forma civilizada.
  • Librar a los niños de de estrés innecesario.
  • Apoyar a que los niños mantengas sus relaciones familiares.
  • Escuchar al niño constantemente.

LO QUE NO AYUDA:

  • Pedirle a los niños que escojan entre sus padres. Preguntar cual es el preferido o con quien desea estar más tiempo.
  • Hablar mal del otro padre.
  • Volcar nuestras frustraciones en los niños.
  • Buscar apoyo o complicidad en ellos para nuestros problemas y en contra del otro padre.
  • Poner a los niños en medio.
  • Exponer a los niños en las discusiones.
  • Usar a los niños de mensajeros, espias, confidentes, peones o de munición.
  • Pedirle que guarden secretos nuestros a la otra parte.
  • Expresar sentimientos negativos, falta de respeto, críticas,  hacia el otro padre.
  • Hacer chantaje al otro padre con el niño.

Lee varias veces los puntos anteriores y luego analiza tu situación actual y tu comportamiento con respecto a tus hijos y en relación a tu ex pareja. En lo referente a “lo que ayuda refuerza todo aquello positivo en lo que coincidas y aplica lo que te falte.  Con respecto a “lo que no ayuda” , rechaza continuar haciendo todo aquello en lo que coincidas.

¡¡¡ Por la salud emocional de tus hijos !!!

Anuncios

Publicado el 20 de septiembre de 2012 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: