Superarlo no es fácil

Hay muchos motivos por los que se rompe una relación de parejas. Algunas parejas rompen la relación que tenían de manera traumática, otras de acuerdo mutuo. De todas maneas, una ruptura implica abandonar a alguien que formo parte de nuestra vida y sea como sea, el dolor y la angustia siempre llega. Sabemos que no se sufre igual cuando ha sido una ruptura de mutuo acuerdo porque la relación no funcionaba o porque se acabaron los sentimientos que la mantenían unida. A cuando una de las partes toma la decisión sin la conformidad del otro, que normalmente es el que más lo va a sufrir. Muchas veces es inevitable sentirse solo y desolado después de una ruptura, pero saber superarla es algo esencial en estos casos.

Creer que superar una ruptura es fácil, es tan solo una simple ilusión. Superar una ruptura implica tener voluntad y tener constancia y superación. Tratar de superar el pasado y ver el futuro con esperanza es una manera de superar una ruptura pero más aún lo es cuando nuestra mente está ocupada en cosas que nos hace bien, por eso es recomendable redescubrir los vínculos de amistad y familiares para que ellos nos acompañen en el dolor y podamos superar este momento.

Luego del divorcio o la ruptura solo tenemos dos opciones: hundirnos en el dolor o llenar nuestra vida de proyectos e ilusiones que nos hagan bien. Por eso es fundamental para superar una ruptura, aferrarnos a nosotros mismos y a nuestros proyectos individuales. Eso no es ser individualistas, es tan solo darnos valor a nosotros mismos.

Superar una ruptura no es nada fácil, no es algo que ocurre de un día para el otro, sino que se trata de un trayecto largo, y generalmente doloroso, que debemos transitar. Debemos darnos el tiempo necesario para superar el “duelo”. Ese duelo puede ser corto o largo en función de la actitud que adoptemos. Si nos optamos por aferrarnos a los recuerdos y a las vivencias del pasado, estaremos prolongando largamente ese “duelo” y dilatando la llegada del momento de empezar una nueva vida con ilusión. Si optamos por aceptar la situación actual, dando por hecho de que el pasado es pasado y que no hay nada que lo haga presente, porque esta claro que no tiene vuelta atrás la situación. Entonces acortamos nuestro sufrimiento en el tiempo porque no nos aferramos a la esperanza de algo imposible y empleamos nuestra energías en avanzar hacia un nuevo futuro. Quedando el pasado como una etapa o ciclo de nuestra vida que se cerró, para dar comienzo a una nueva.

 

Anuncios

Publicado el 11 de septiembre de 2012 en Reflexiones. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: