Archivos Mensuales: agosto 2012

Lo que Sucede, Conviene.

Un día hablando con un amigo me cuenta de un viaje que hizo a Cuba y que inicialmente parecía que se le presentaba algo catastrófico por una serie de inconvenientes que le fueron surgiendo los primeros días. Al parecer uno de los problemas que tuvo nada más llegar a la isla caribeña fué que, al llegar al hotel que supuestamente tenía reservado, resultó que por algún fallo de la agencia o del hotel ¡¡No había tal reserva!!, el hotel estaba al completo, la agencia no contestaba al telefono.  Ante tal situación, tanto él como su esposa empezaron a ponerse nerviosos y casi a montar en cólera. Me cuenta mi amigo que había un anciano sentado en uno de los sillones del hall del hotel cerca de la recepción, observando atentamente lo que sucedía. Aquel anciano se levanta de su sitio, se dirige muy lentamente a donde estaba mi amigo y le dice con voz muy calmada: “Tranquilo mi hermano, que LO QUE SUCEDE, CONVIENE”.   A mi amigo la agencia le resolvió el problema alojándolo en un hotel de categoría superior y le compensaron o indemizaron con un detalle económico.

“Lo que sucede, conviene”, “No hay mal que por bien no venga”, “No hay daño que no tenga apaño”…..Son muchos los refraneros que nos hacen ver que a veces suceden cosas en nuestra vida que nos parece que es el preludio de una futura vida catastrófica, llena de dolor, desespero, mucho más dura y triste, el comienzo de un camino lleno de piedras y zarzamoras, y sin embargo esas situaciones son un trampolín para saltar a una nueva vida. Una nueva vida que muchas veces nos llega con ingredientes mucho más enriquecedores y positivos de los que teníamos en nuestra anterior situación.

Sin darnos cuenta, poco a poco vamos saliendo del pozo en el que hemos caído y se nos empiezan a abrir puertas en nuestras vidas, con nuevas relaciones personales, oportunidades laborales, actividades de ocio o entretenimiento que nunca antes se nos había ocurrido realizar. Poco a poco vamos descubriendo todo un abanico de posibilidades enriquecedoras que nos aportan positividad y que siempre han estado ahí afuera, pero que tenía que pasar lo que nos pasó y superar ese “luto” que supone una ruptura, para darnos cuenta de lo que nos estabamos perdiendo.

No hay que desesperar. El tiempo pone cada cosa en su sitio. Cura las heridas. Y cuando empecemos a sanar nos levantaremos cada mañana con la ilusión de una vida nueva que nos llega.

Lo dicho: “Lo Que Sucede, Conviene”.

No Es el Fin del Mundo

Hay situaciones en la vida en la que nos parece que el mundo se nos hecha encima. No tenemos fuerzas para seguir. No tenemos ilusión por nada. Nos encontramos solos como si estuvieramos en un desierto aunque nos encontremos en un estadio de futbol lleno de gente hasta la bandera.

Ojeando libros en una tienda me encontré uno de Joan Borysenko,, una mujer muy inteligente, según el Dr. Wayne W. Dyer, autor de libros de autoayuda como ·Tus Zonas Erróneas”: La mujer más inteligente que haya conocido jamás, dice él. El libro se titula “Pase lo que Pase, No es el fin del Mundo” . Un libro que trata principalmente de la reciliencia para momentos de crisis, que viene a ser algo así como el arte o la técnica de amoldarnos y asumir  las circunstancias y los problemas que la vida nos va poniendo en nuestro camino. Ante una misma o similar situación una persona resiliente la supera y la afronta con mucha mayor facilidad que una no resiliente. Las personas resilientes encaran la realidad con determinación, encontrádole un sentido a las dificultades, en lugar de gritar desesperadas, y se las ingenian para resolver las situaciones más difíciles, a diferencia de lo que hacen los no resilientes. Te recomiendo la lectura de esa obra si estas en una situación de desespero o de desilución pensando que la vida para ti ha perdido parte del sentido.

Todo Se Supera

Todo en la vida tiene  un principio y un final. A veces creemos que el mundo se nos cae encima y que no vemos la luz al final de túnel. Pero el tiempo lo cura todo y cuando menos te los esperas empiezas a ver un rayito de luz que te indica que vas en buen camino. Todo en la vida es cíclico. El final de una relación supone el final de un ciclo en la vida de esas personas y el inicio de otro que puede ser mucho más fructífero o feliz que el anterior. Cuando una puerta se cierra otra se abre y muchas veces la que se abres es mucho más grande que la que se cerró.  Toda ruptura en la vida es dura, sobre todo para quien no la deseaba o no la esperaba, pero hay que dejar que el tiempo nos haga ver las cosas como son y una vez superada esa etapa dura de los primeros meses después de la ruptura empezarás a ver las cosas de otra forma.

Superar una ruptura en poco tiempo

Mi propia experiencia con una ruptura matrimonial me hizo plantearme la posibilidad de poder aprovechar esa experiencia para poder ayuda a otros que en una situación similar a la mía lo están pasando mal y no saben como superar una ruptura matrimonial. Lo pasé muy mal durante largos meses. Me parecía morirme, todo lo veia negro, El mundo se me caía encima y tenía la impresión de que toda la humanidad me había abandonado o dado la espalda. Me apoyé en un gran profesional de la psicología que me fué dando las pautas necesarias para ir viendo la luz al final del tunel y así, poco a poco, fui saliendo de ese pozo y hoy día puedo decir que soy una persona nueva y renovada, con ganas de vivir y con gran cantidad de ilusiones y proyectos por realizar. En los próximos días iré añadiendo más artículos contando mis experiencias que seguro que te serán de altísimo valor para que tu también puedas en poco tiempo superar esa situación y sentir las sensaciones que yo siento ahora.